tête à tête

No soy periodista ni lo pretendo pero sí soy persona, como todos lo somos, con nuestras virtudes y nuestros defectos. Soy un curioso de la vida y, al igual que los niños, me pregunto el porqué de las cosas. Sé que no somos compartimentos estancos, como si fuésemos pequeños cajoncitos de una cómoda. ¡Somos personas! Trabajadores/as, amantes, amigo/as, vecino/as hijo/as hermano/as…
Por este motivo, lo profesional y lo personal van cogidos de la mano, porque todo ello nos conforma, nos construye, nos nutre, nos hace crecer y ser exactamente lo que somos aquí y ahora y es precisamente por eso que en este “tête à tête” dos más dos nunca son cuatro.